miércoles, 5 de noviembre de 2008

Barack Obama Presidente: El triunfo de la Esperanza y la Democracia

Barack Hussein Obama II - 44º Presidente (electo) de los Estados Unidos de Norteamérica

A mis queridos amigos,


Con el 98% de los votos escrutados, el Senador Obama se consagraba como ganador con un amplio margen de 349 votos del Colegio Electoral a su favor, contra los 162 de su contendiente Republicano John McCain (52,4% contra el 46,3% del total de los votos) en una histórica elección.

Muchos intentarán demostrar otras virtudes del Senador por Illinois, pero el dato que hace trascendente éstos comicios es su condición racial: sí, será el primer Presidente Afro-americano de los Estados Unidos en toda su historia.

Y aquí la palabra clave es la "historia", pues sólo en tal contexto puede entenderse la real trascendencia de éste hecho. A poco de independizarse de la Corona Británica, la joven república federal no pudo destruir la primitiva e inhumana práctica de la esclavitud. En efecto, gran parte de la economía del Sur dependía de la mano de obra esclava de africanos que eran vendidos como meras mercancías.

El estigma de tan aberrante práctica persistió, resistiendo incluso una sangrienta guerra fraticida entre el Sur Agricola Esclavista Secesionista y el Norte Industrial Abolicionista (la Guerra Civil Norteamericana). Incluso después de la sanción de la 13ra. enmienda a la Constitución Federal (la cual abolió la esclavitud) la discriminación racial sistemática persisitió en los Estados principalmente del Sur. Avanzado el siglo XX la práctica segregacionista aún continuaba, determinando que los hombres y mujeres "de color" se vieran obligados a usar distinos asientos en el transporte público, a ser discriminados en escuelas públicas, diferenciados los baños públicos y todo otro tipo de distinciones humillantes. Contra tales injusticias se alzaron las voces de históricos personajes como Rosa Parks, Clarence Mitchell Jr. y Martin Luther King Jr..

De su resistencia a la injusta legislación que avalaba las prácticas discriminatorias se fue consolidando lo que se dió en llamar el "Civil Rights Movement" y finalmente se fueron plasmando en decisiones jurisdicionales como "Brown vs. Board of Education" un fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos considerado como un hito pues determinó la inconstitucionalidad de la segregación racial en las Escuelas Públicas, por violatoria de la "Equal Protection Clause" de la 14va. Enmienda. En dicho caso Brown y otros padres de niños negros iniciaron una acción de clase contra el Board of Education (Junta de Educación) de Topeka Kansas, por su política de segregación.

Dicho precedente sentó una nueva regla para todos los Estados que aún continuaban con dichas prácticas. No todos lo aceptaron y generó fuerte resistencia de ciertos sectores población blanca. Incluso en 1957, el gobernador de Arkansas -desobedeciendo las normas federales- ordenó a la Guardia Nacional de su Estado para bloquear la entrada de niños negros a la "Little Rock High School". El Presidente Dwight Eisenhower tuvo que responder enérgicamente enviando efectivos de la 101 Airborne Division del Ejército (una unidad de infantería del Ejército!!) desde Fort Campell en Kentucky para poder aplicar la orden federal y escoltar a los niños negros para que puedan ingresar a la Escuela.

La evolución de dicho movimiento continuó cristalizandose en legislación positiva como la "Civil Rights Act de 1964" que determinó la prohibición de todo tipo de segregación racial y la "Voting Rights Act de 1965" que aseguró los derechos electorales mediante la prohibición de prácticas por las cuales se establecían prerrequisitos para que los votantes se registren (es práctica en los Estados Unidos que el votante debe previamente registrarse) como por ejemplo pruebas de alfabetismo, todas ellas con el fin de evitar que los afro-americanos votasen.

Incluso la resistencia social al fin del sistema de segregación se hizo notar, mediante la aparición de grupos de extremistas como el Ku Kux Klan y otros fanáticos que pregonaban la Supremacía Blanca, neonazis, y otros tipos de intolerantes del estilo. Además de ellos existían otros tipos de discriminación o segregación mucho más sutiles, como el "Mortgage Segregation" (Segregación Hipotecaria) que consistía en la práctica de que Bancos y Entidades Financieras sistemáticamente negaban o rechazaban los pedidos de préstamos hipotecarios en función de la condición racial de quienes solicitaban dichos servicios.

Todas éstas prácticas fueron retrocediendo ante el avance de nuevas "rulings" judiciales y sucesivas mejoras en la legislación, con algunos decisorios de hasta mediados de los años 70'.

Detengámonos en éste hecho: Hace menos de 50 años, aún existían en los Estados Unidos prácticas y normativas discriminatorias en base de la raza, siendo el principal grupo perjudicado el de los Afro-Americanos.

Este breve desarrollo nos pone en perspectiva: la consagración en la Primera Magistratura de la Federación Norteamericana de un ciudadano Afro-Americano representa no sólo una curiosidad o una extravagancia: es verdaderamente un salto cúantico en la evolución del avance de los Derechos Fundamentales en dicha Nación.

Hoy, gracias a la Democracia, en los Estados Unidos -que son la nación más poderosa del mundo- un hijo de quienes hacía doscientos años eran esclavos y hace sólo 50 pobladores de segunda, absolutamente discriminados y segregados (en un sector geográfico) será quien decidirá los destinos de toda la Nación y en cierto modo, del mundo.

Este hecho me llena de alegría, emoción y esperanza, no sólo porque da fin a 8 años de una Administración que se aventuró por los oscuros senderos del Unilateralismo, la Guerra y la negación de los Derechos Humanos (no olvidemos que el actual Presidente George W. Bush vetó la prohibición de la tortura, con lo cual convalidó dicha práctica-específicamente el waterboarding-) sino también porque de por sí demuestra la capacidad de los sistemas democráticos de aprender de los errores de liderazgos desvíados, de evolucionar constantemente hacia mayores niveles de Libertad y de Igualdad, y de permitir que todos -incluídas las minorías- se sientan incluídos en un proyecto de Nación.

Es por ello que más allá de las diferencias en lo ideológico o político, este 4 de Noviembre de 2008 será recordado por todos los amantes de la libertad y la igualdad como un día de júbilo, de alegría y de esperanza. Una vez más, la Democracia ha triunfado.

Esperemos, que Barack cumpla sus promesas electorales, y en pocos meses seamos testigos del Triunfo de la Paz en el Mundo, la gran asignatura pendiente.



Patricio Eduardo Gazze, 5 de Noviembre de 2008.-

2 comentarios:

Seba dijo...

Querido Pato:

Cuan feliz me hace poder leer este artículo de tu autoría...mi alma inmersa en palabras como democracia, libertad, derechos humanos pudo nadar de manera cómoda y a gusto en los ríos de tinta virtual emanadas de un querido y tan importante hermano de la vida como sos vos para mi.
Pero amigo pato, al igual que la sombra sirve en su dualidad para permitirnos descubrir la importancia de la luz, el desconcierto y la tristeza reiterada se hacen lugar y se acomodan entre todos nosotros cuando nos damos cuenta que en el año 2008 nos causa asombro y felicidad que una persona de color pueda llegar al poder, cuando en realidad debería ser un dato menor o simplemente anecdótico pero nunca de suma relevancia como es en este caso.
La democracia de ese país, que por pocos años mas podrá auto-denominarse “el país mas poderoso del mundo”, esta aun en pañales y lejos de poder ser lideres y cabezas del estandarte liberal debe en un acto de valentía institucional y de autoanálisis gubernamental aceptar su pubertad en materia de leyes, pensamiento y filosofía en cuanto a democracia y libertad se trata.
Cuando veamos retirar las innecesarias, absurdas y violentas tropas de Irak...
Cuando todos podamos ser testigos de la firma y ratificación de la Corte Penal Internacional por parte de los Estados Unidos de Norteamérica, donde se permita a dicho organismo imputar como responsables penales a lideres militares cuando crímenes contra la humanidad, genocidios o ataque a poblaciones civiles sean acometidos, y sin importar si entre ellos deben ser penados altos funcionarios militares como es en el caso de la administración del ya fallecido políticamente G.W Bush por haber violado sistemáticamente estatutos de las Naciones Unidas…
Cuando el mundo pueda celebrar el cese del brutal, siniestro y cobarde bloqueo impuesto a Cuba, el cual califica además como un acto de genocidio, en virtud del inciso (c) del artículo II de la Convención de Ginebra para la Prevención y la Sanción del delito de Genocidio, por cuanto asegura que “los actos perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso» deben considerarse como un delito Internacional.
Cuando estas y otras tantas realidades se hagan visibles y palpables para el mundo recién ahí comenzaremos a hablar de Justicia, Libertad y Democracia…por ahora hemos simplemente presenciado un acto de apertura racial…el cual a sabiendas que hablamos del país que rige el destino del mundo ,a mi humilde entender no significa mas que una elección mas con la salvedad de esa cuota de esperanza de que esta vez Estados Unidos salga de su adolescencia política y se convierta en el adulto democrático que el mundo necesita en un momento tan delicado como el presente.
Brindo por tu artículo y por esta cuota de esperanza que en nombre del amor se abre para la querida nación del norte y del mundo entero.

Rafael Eduardo Micheletti dijo...

Muy buen artículo Pato! Cuánto bien nos haría a nosotros ese espíritu democrático que vos rescatás de manera tan clara!